CASABLANCA

CASABLANCA
FOTO DE GONZALO MONTÓN MUÑOZ

domingo, 6 de agosto de 2017

FOTOS DE LA PRESENTACIÓN EN ALFAMBRA DEL LIBRO "VOCES TUROLENSES EN LA LÍRICA (II). EL BAJO VICTORIANO REDONDO DEL CASTILLO. UN CHALIAPIN ARAGONÉS.

Ayer presenté mi libro Voces turolenses en la lírica (II) dedicado al bajo de la localidad, Victoriano Redondo del Castillo, ningún vecino de los que se acercó a la presentación recordaba al cantente, de hecho, tampoco el apellido ha permanecido vivo en la localidad, esa rama familiar se ha perdido por completo en el pueblo, pero lo cierto es que Victoriano nació en Alfambra en 1891 y siempre llevó el nombre de su tierra por todos los teatros de la ópera del mundo en los que actuó, como reza la placa que el Ayuntamiento por medio de su alcalde, Paco Abril, tuvo a bien dedicarle en el Centro Cultural, emotivo acto que me hizo mucha ilusión por ser de justicia con un bajo de primerísimo nivel que siempre ejerció de turolense, tanto de alfambrino, por haber nacido en dicho pueblo, como de albarracinense, por ser esta la localidad donde realizó sus primeros estudios, tanto musicales como académicos. 
Muestro uno de los muchos testimonios que recojo en el libro que prueban lo expuesto. Subo una foto del periódico turolense El Mañana (14-11-1929), publicada con motivo del estreno en el Teatro Marín de la zarzuela que el escribiera como agradecimiento a su tierra, Baturra de temple, y que por expreso deseo quiso que se estrenara, primero en Zaragoza y luego en Teruel.
Aquí subo algunas fotos de recuerdo del acto y de la presentación. Gracias a todos los asistentes y a su alcalde por su sensibilidad hacia la cultura y ayudarme a recuperar al personaje para su pueblo. 















sábado, 5 de agosto de 2017

PRESENTACIÓN EN ALFAMBRA DEL LIBRO "VOCES TUROLENSES EN LA LÍRICA (II). EL BAJO VICTORIANO REDONDO DEL CASTILLO. UN CHALIAPIN ARAGONÉS.





Hoy, a las 19 h., en la Casa de la Cultura de Alfambra se descubrirá una placa en honor del gran bajo de la localidad, Victoriano Redondo del Castillo (1891-1933), más tarde, a las 20 h., en el Ayuntamiento, presentaré mi libro, Voces turolenses en la lírica (II). El bajo Victoriano Redondo del Castillo. Un chaliapin aragonés, editado de nuevo por Muñoz Moya. Aquí subo el programa de actos:



Presento seguidamente algunos de los momentos más destacados de su biografía, ilustrados por fotos que confirman mis apreciaciones:




Dignificó la figura del bajo dentro de la ópera y triunfó en los mejores teatros de la ópera italianos. Uno de sus papeles más destacados fue el de MEFISTÓFELES en la ópera de Fausto de Gounod. Aquí la prueba de su magnífica caracterización en fotos de aquellas representaciones que tuvieron lugar en 1921:





Llegó a ser bajo titular del Teatro Real y tuvo representaciones memorables con grandes cantantes de ópera, pero quizá su momento más emblamático fuera una representación de Rigoletto, nétamente aragonesa, con sus paisanos, Miguel Fleta y Elvira de Hidalgo, en los papeles principales, que tuvo lugar el 17 de marzo de 1923:



Fue uno de los bajos preferidos del maestro Vives, quien en su zarzuela con aires de ópera, La Villana, compuso cantables de enorme calidad única y exclusivamente para su voz. Aquí su caracterización para la representación:
A su muerte, todos los periódicos de España se hicieron eco de su  defunción, a partir de ese momento, la Guerra Civil, el tiempo y el olvido sepultaron su recuerdo y su familia quedó en la más absoluta miseria. El sábado, gracias al Ayuntamiento de Alfambra y a su alcalde, Paco Abril, su figura será recuperada para la cultura nacional en general y para la de esta tierra en particular. 
Aquí el recuerdo del suplemento del ABC tras su muerte:

martes, 1 de agosto de 2017

DE GENIOS Y GENIALIDADES AMANTISTAS: UNA CANCIÓN DE AMOR DE LOS BEATLES (VI)





Una canción de amor de los Beatles
 

La película de Michael Powell, Luna de Miel (1958), que en Estados Unidos fue conocida como Los Amantes de Teruel, una delirante fantasía cuya acción se condensa en una débil trama, mero pretexto para vender los encantos de España, contó con una canción-leit motiv, “Honeymoon”, música de Mikis Theodorakis y letra del poeta y actor Rafael de Penagos, que suena también en determinados momentos del ballet final del film inspirado en la historia de los Amantes, se convirtió en un verdadero éxito mundial en la voz de Gloria Lasso, llegando hasta nuestros días convertida en todo un clásico de la música ligera, siendo versionada, incluso, por los Beatles. 

lunes, 17 de julio de 2017

DE GENIOS Y GENIALIDADES AMANTISTAS (V): MUJERES EN UN MUNDO DE HOMBRES




Mujeres en un mundo de hombres.






Si en la literatura en general la presencia de mujeres constituye casi una excepción, en el tema amantista en particular todavía más, habrá que esperar hasta el siglo XX para que aparezcan los primeros nombres, tanto en la poesía, caso de Raquel Lozano, como en propuestas narrativas como las de María Gloria Ornat o María Dolores Serrano. En el siglo XXI cabría citar la novela de Mapi Hernándo y, en especial, la reciente de Magdalena Lasala, El beso que no te di, una excelente recreación histórica perfectamente ambientada en el Teruel medieval. 








Sin embargo, el caso más curioso de presencia femenina se da en la música, concretamente en el tratamiento operístico del tema, donde encontramos una tan excepcional como extraña paridad en un ámbito artístico tan especializado. Efectivamente, no fue la de Bretón la única ópera que se escribió sobre los trágicos amores, unos años antes, en diciembre de 1865, se estrenó en el Teatro Principal de Valencia el drama lírico escrito en italiano por Rosario Zapater, una culta, políglota y olvidada escritora, que firmó casi toda su obra con seudónimo masculino, y música del compositor vasco Avelino Aguirre, Gli Amanti di Teruel, basada también, como la de Bretón, en la pieza teatral de Hartzenbusch, pero con la singularidad de que incorporó un coro a la manera de la tragedia clásica, que habla y reflexiona con los personajes.

martes, 11 de julio de 2017

DE GENIOS Y GENIDALIDADES AMANTISTAS (IV)






La confabulación masónica.

La defensa que realizara Bretón de una ópera nacional autóctona y original de altos vuelos, alejada de los tópicos de siempre, cuyos máximos representantes eran, entre otros, Barbieri o Arrieta, más apegados a la realidad española y al género chico que ellos habían creado, implicó su enemistad y críticas adversas, hasta el punto de que su primera gran ópera, Gli Amanti di Teruel, que supuso una ruptura total -musical, escénica, técnica y de producción- con lo que se venía haciendo hasta ese momento, durmió el sueño de los justos en el cajón del Teatro Real durante más de cinco años, y eso, como el propio Bretón decía apesadumbrado, de que contaba con el apoyo explícito del mismo Alfonso XII. De hecho, la negativa de la empresa, apoyada en las maquinaciones de Arrieta y Barbieri, generó una gran polémica, que si bien retrasó el estreno, colocó la cuestión de la ópera nacional en el centro de los debates de la regeneración de la cultura española.

Por fin, se representó el 12 de febrero de 1889 en Madrid, con una entusiasta acogida de público y constituyó todo un hito para la música española. El éxito sin paliativos conseguido en el Gran Teatro del Liceo en el mes de mayo, conllevó una exitosa gira por los principales escenarios nacionales –Sevilla, Valladolid, Granada, Valencia, etc.- e internacionales -Viena, Praga, varias ciudades de Alemania, Buenos Aires, etc.- El propio Galdós, para quien Bretón era un “wagneriano”, llegó a considerarla lo mejor que hasta ese momento se había escrito por músicos españoles en “el género lírico serio”. A pesar de todo, sus recalcitrantes enemigos acusaron al compositor de masón y atribuyeron su éxito a una confabulación masónica.
Subo el preludio de la ópera. Una verdadera maravilla. Disfrutadlo.

 

sábado, 1 de julio de 2017

DE GENIOS Y GENIDALIDADES AMANTISTAS(III): NI EL APUNTADOR




Ni el apuntador.

Tampoco es especialmente conocido que el prolífico estajanovista de las letras decimonónicas españolas, Manuel Fernández y González, capaz de escribir o de dictar varias novelas a la vez (se sabe que utilizaba “negros”, caso, por ejemplo, del joven Blasco Ibáñez), considerado en su momento como el Dumas español y hoy en el más absoluto de los olvidos, con más de doscientos títulos y un total de cuatrocientos volúmenes en su haber, a lo largo de 16 años y por entregas, escribió la novela Los Amantes de Teruel. Tradición de la Edad Media (1860-1876), publicada en 1891 en dos tomos, que comprenden tres libros, 125 capítulos y un total de más de mil ochocientas páginas de lances amorosos, aventuras, viajes, extravíos y reencuentros, mujeres vestidas de hombre, truculentas muertes, etc., cuyo objetivo final no fue otro que el de buscar efectos, causar sorpresas, hacer desfilar ante el lector alucinado sucesos y personajes extraordinarios. 



Se trata, en definitiva, de una novela río folletinesca, en la que prima una fantasía desordenada y fecunda, la pasión por narrar, en especial lo inverosímil, baste en este sentido con explicar que, en su sangriento final, Isabel mata a Diego al apuñalarle por tres veces en el pecho y que cuando ella, arrepentida de su acto, se encuentra en el suelo tratando de socorrerle, entra en la alcoba su marido, Rodrigo de Azagra quien, cegado por los celos y sin darse cuenta de lo sucedido, le da muerte, momento en el que llega otro personaje, don Esguerrando, que acaba a su vez con don Rodrigo.